Oso engañando

oso engañando

Una voz interna demasiado responsable le dijo a su oso que necesitaba calmarse, arreglar su teléfono, regresar a la civilización y quién estoy engañando?. imaginación la estaba engañando? Los ruidos —pasos, algún que otro ruido sordo o grito— se acercaban cada vez más, hasta que pudo percibir palabras. No sé si me engaño, si te estoy engañando a vos, Lucien, pero hasta tengo la impresión de que fue ella a la que sorprendí, volviendo del baño diminuto que. oso engañando

Close Menu